Una de las cosas que más nos frustran en la maternidad es el ver llorar a nuestros hijos, sobre todo si no sabemos qué tienen.

¿Te has dado cuenta de que cuando un bebé llora por 5 minutos parece una eternidad?

Sientes que son horas y horas…

Y la cosa se pone peor cuando no logras identificar qué es lo que tiene y el llanto se prolonga.

Te preguntas si tiene sueño, hambre, si le duele algo, si hay algo que le molesta…

Puedes haberle cambiado la ropita, dado de comer, cambiado el pañal… puedes haberle dado incluso un baño y aun así, con nada se tranquiliza.

Y es que la forma natural de los bebés para comunicarse es el llanto.

Por supuesto: como mamás vamos poco a poco identificando algunos tipos de llanto ¡Pero no es automático!

Necesitamos mucha observación y mucha conexión para conocer qué es lo que tratan de decirnos nuestros bebés… y aun con ese sexto sentido que vamos desarrollando hay muchas ocasiones en que no tenemos ni idea de qué es lo que quieren decirnos.

Es entonces, cuando ese pequeñín no obtiene lo que está necesitando o deseando, que viene el llanto.

Ese llanto de un bebé desesperado, que parece gritar “¡entiéndeme!” y que provoca frustración: en el bebé porque no obtiene lo que necesita, y llora cada vez más. Y en sus padres porque no logramos identificar qué le pasa y cómo ayudarle.

Por eso hoy quiero hablarte de una técnica maravillosa con la que podrás establecer comunicación con tu bebé y mejor aún: que él la establezca contigo.

Quizá ya has oído hablar de la lengua de signos para bebés, o tal vez es la primera vez que lees algo al respecto. Cualquiera que sea tu caso ¡estoy segura que te encantará!

Se trata de una técnica que nació en los años 80’s cuando en Estados Unidos el Dr. JosephGarcía, que trabajaba fuertemente con la comunidad no oyente, se dio cuenta de que en ésta, los bebés dominaban un montón de palabras (signos) antes de cumplir el año de edad.

Por lo tanto, estos bebés son capaces de comunicarse con sus padres o con los adultos que les rodean sin mayor problema en cuanto a sus necesidades básicas.

Comparado con las menos de 10 palabras que en promedio expresan los bebés de la comunidad oyente, la posibilidad de enseñar estos signos a todos los bebés implicaría una gran ventaja…

De ahí que el doctor García pensó que sería interesante aplicar este mismo método con la comunidad oyente.

Realizó diversos estudios, al igual que LindaAcredolo y SusanGoodwyn, y descubrieron con agrado que sus sospechas eran ciertas: esta técnica funciona para bebés desde pocos meses de edad ¡Y puede ser empleada incluso hasta la edad adulta!

¿Sabías que… Rosa Jové, la famosa autora de libros como “La crianza feliz”, “Dormir sin lágrimas”, “Ni rabietas ni conflictos” y varios más, hoy en día aún suele comunicarse con su hijo adulto a través de la lengua de signos?

Los resultados de estos estudios fueron sorprendentes: el llanto, la frustración y la desesperación disminuyeron impresionantemente al poder dar a los bebés el recurso necesario para comunicar lo que quieren, lo que sienten y lo que necesitan.

Y por supuesto para los padres, al poder preguntar y obtener respuesta certera de parte de sus hijos: estaban muy satisfechos puesto que lograban tener una comunicación bastante armoniosa.

El baby signing utiliza los signos de la lengua de la comunidad no oyente para enseñarlos a los bebés y que estos puedan así expresar sus necesidades.

Quizá te preguntarás si es entones un lenguaje universal… Pero no, no es así.

Al igual que existen diversos idiomas en el mundo y estos pueden ser utilizados en diferentes países o culturas, ocurre lo mismo con la lengua de signos: existe la lengua de signos mexicana, española, americana, francesa, etcétera, y tú puedes elegir cuál de ellas enseñar a tu bebé.

¿Por qué utilizar la lengua de signos de la comunidad no oyente y no crear mis propios signos?

Por supuesto puedes crear tus propios signos, enseñar a tu bebé lo que significan y entonces lograr entenderse entre ustedes.

Sin embargo, una de las grandes ventajas de usar la lengua de signos estandarizada es que cada vez más esta técnica es conocida en diferentes países del mundo por las comunidades infantiles, los círculos de maternidad, y en muchas instituciones lo están implementando.

Así que si tu bebé va a alguna guardería o centro de cuidado o incluso cuando vaya a preescolar, si ahí se maneja esta lengua de signos será una gran ventaja para poderla utilizar y darse a entender.

Por otro lado –afortunadamente- es cada vez más el nivel de inclusión que se tiene en nuestro mundo para personas con algunas situaciones especiales, como lo es la comunidad no oyente, y si bien la lengua de signos no implica que se domine por completo (gramática o frases muy elaboradas), sino que más bien son palabras solas, sí permite establecer comunicación y darse a entender.

Además, es fácil acceder a muchísimos materiales que existen para enseñar y practicar la lengua de signos, contrario a lo que tendrías qué hacer si creas tus propios signos, que implicaría entonces crear tus propios materiales.

Mira este video: es un extracto de la película “Los padres de él” en que se muestra cómo un bebé de meses puede expresar fácilmente lo que necesita:

¿No te enamora pensar que tu bebé o tu peque se puede expresar a través de signos y entonces puedas entender perfectamente lo que dice?

Pero quizá tu hijo(a) no sea ya un bebé, o quizá creas que es demasiado pequeño para iniciar…

Pues déjame decirte que la edad no es impedimento: ¡se puede empezar incluso desde el primer mes de nacido!

Si bien es cierto que no va a hacer los signos en ese momento, podrá aprender como “esponjita” los que le hagas. Y apenas pueda dominar un poco el movimiento de sus manitas (alrededor de los 6 o 7 meses) estoy segura que te sorprenderás cuando haga su primer signo y pondrás cara de “ojitos con corazones” ¡porque te encantará verle signar!

Y si por el contrario tus peques ya son más mayorcitos y están en la etapa de explosión del lenguaje, alrededor de los 2 años (ese momento en el que dicen tantas palabras con los mismos sonidos que ni siquiera sabes a cuál se refiere), será un recurso maravilloso para que ambos logren entenderse!

Si tus peques en preescolar o a nivel primaria, una de las grandes ventajas de usar esta técnica es facilitar el bilingüismo: en mi caso utilizo lengua de signos americana, para que mis hijos dominen palabras en el idioma inglés ¡y vaya que me ha ayudado!

Incluso como un “lenguaje secreto”, hay una confidencialidad muy bonita que podemos tener en familia: el podernos comunicar cuando estamos a distancia o cuando necesitamos decir algo de manera discreta.

Por último, decirte que, si te preocupa pensar en que quizá pueda ser contraproducente enseñar lengua de signos a tu bebé porque esto podría retrasar su desarrollo del habla, no te preocupes: es natural y muchos padres tienen ese temor.

Sin embargo, la técnica del baby signing consiste no sólo en realizar el signo, sino en repetir la palabra para que el pequeño escuche y asocie el concepto al signo y al sonido.

E incluso está comprobado que los bebés que practican este método, desarrollan con mayor facilidad y rapidez el habla, puesto que experimentan desde temprana edad los beneficios de comunicarse. Y una vez que tienen la posibilidad de expresarse también con palabras ¡lo hacen de maravilla!

¿Tú también quieres comenzar cuanto antes a comunicarte con tu bebé a través de lengua de signos?

Haz click en el botón y disfruta de mi curso GRATUITO “Aprendiendo a Signar”: Regístrate YA porque estamos a punto de iniciar!

Suscríbete a mi lista y obtén DOS regalos

Recibe en tu email mis dos regalos para tí:

1. Mi guía "Lactancia Materna, fuente de Vida y Amor"

2. Calendario imprimible para el primer mes de alimentación complementaria

Gracias por unirte a nuesta comunidad. Tus regalos están en tu email