Estos eventos de fuerte expresión emocional que experimentan prácticamente todos los niños tienen diversas causas. En este artículo te digo cómo prevenir los berrinches o rabietas y cómo ayudarlos a calmarse.

1.     Qué es un berrinche o rabieta

Se les conoce con diversos nombres, según el país o región. Pero en general este concepto tiene el tinte de ser algo malo, reprochable.

Y no lo es tanto: aunque es cierto que para nadie es agradable vivir un momento así, el capricho o pataleta (otros nombres con que se le conoce) es simplemente una reacción con un alto nivel de expresión emocional.

Por ello es que generalmente se caracteriza por gritos, llanto, señales de protesta o negación e incluso, en ocasiones, actos de agresividad como golpes, arrojar objetos al piso o tirarse el propio niño al suelo.

Y hablo de niños porque es más característico que se presente en pequeñines entre 1 y 3 años de edad. Sin embargo, ni es exclusivo de ellos, ni es algo tan malo y reprochable como lo tenemos considerado.

¿Por qué no? Me preguntarás…

Pues te contestaré que los berrinches son un recurso con el que cuentan los niños para mostrar su inconformidad ante una situación que no es de su agrado. De ahí la importancia de irnos a las causas para saber cómo prevenir berrinches o rabietas. Veamos algunos ejemplos:

2.     Por qué los niños suelen hacer berrinche…

Existen muchas razones… quizá tantas como niños y situaciones en el mundo, porque cada una es muy particular. Sin embargo, la gran mayoría de estos eventos de expresión emocional (prefiero llamarlos así, porque definitivamente ninguno de los nombres que se dan a estos eventos me gusta…) tienen su origen en alguna de estas situaciones:

  • Frustración. Algo que esperaba o quería vivir, tener, experimentar… y que no ha sido posible.
  • Enojo o coraje. Un suceso que ha encendido su ira y la expresa de una forma descontrolada.
  • Desesperación. Se encuentra ansioso, se siente limitado en exceso.
  • Aburrimiento. No encuentra algo interesante para hacer, percibe que no hay algo motivador que pueda realizar.
  • Cambio de rutina. Sacar a un niño de su rutina y más aún sin previo aviso, puede disparar sus emociones, puesto que percibirá que lo que está ocurriendo es distinto a lo que él esperaba.

3.     Cómo prevenir berrinches o rabietas

Si bien podemos permanecer atentos, observar y de este modo, en algunos casos anticipar la posibilidad de que un niño comience a presentar uno de estos eventos de fuerte expresión emocional, es importante decir que tampoco podemos evitarlos en su totalidad.

Como ya decía al inicio, este es un recurso al que acuden los niños pequeños cuando se ven en un estado de indefensión, e intentan hacer valer su voz a través de subir el todo y tirar golpes… sobre todo si como adultos no estamos acostumbrados a permitirles que se expresen, a escucharles y a tomarles encuenta.

Por tanto, la mejor manera de anticiparnos y prever (o mejor dicho disminuir) la posibilidad de que un niño experimente un nivel tal de frustración, enojo, desesperación… que le lleven a tirarse al piso y dar de gritos, es justamente la atención y la anticipación.

3.1 Cómo la Atención ayuda a prevenir berrinches

Y digo la atención porque es común que los adultos estemos inmersos en nuestro mundo, y a pesar de estar físicamente en el mismo sitio que nuestros niños, no prestamos tanta atención a ciertas expresiones o reacciones, o bien no les damos importancia.

Entonces, llega un momento en que las cosas van subiendo de nivel, hasta que derivan en lo que hemos descrito. Pero si lográramos detectarlo antes, cuando aún está “en color amarillo y no hasta llegar al rojo vivo”, nos y les evitaremos muchos malos ratos.

Mamá sabe cómo prevenir berrinches o rabietas: abrazando a su hijo
La importancia de acompañar al niño ante la frustración.
Fotografía de Jordan Witth

3.2 Por qué la Anticipación es un gran aliado para prevenir pataletas

Por otro lado, anticipar es también un factor clave: sobre todo en cuestiones de frustración y de cambio de rutina. Si como adultos ya sabemos con anterioridad que algo esperado no podrá ser, o que habrá un cambio de planes, explicarlo a los niños de modo sencillo y brindándoles tranquilidad, o incluso alternativas, puede hacer que la reacción no sea tan intensa… pero ¡Ojo: también puede que sea igual de fuerte!

Por tanto, es importante que tengas presente que son niños, que aún no controlan en gran medida sus expresiones y que esto no es infalible… Pero sí que puedes irles guiando.

¿Cómo?  A través de los maravillosos…

4.     …Límites: Pieza clave ante la reacción

Una cosa es que un niño exprese sus emociones, y otra que lo haga a través de acciones que hagan daño: ya sea a sí mismo, a otras personas, a otros seres vivos u objetos…

Entonces entra en juego la importancia de nuestro papel como adultos de acompañar al niño. Y esto no significa sólo hacer acto de presencia, sino estar ahí de cuerpo y corazón, para hacerle sentir que no está solo, para decirle:

“Es normal que te sientas frustrado, enojado. Y es importante que lo expreses, pero sin pegar a tu hermanito ni lastimar a la mascota” (Por ejemplo).

Si continúa haciéndose daño o haciéndolo a otros (incluso a objetos), entonces le sostenemos con cariño y firmeza, repitiéndole siempre que comprendemos su sentir, pero que no puede hacer daño a otros.

Una técnica que me funcionó mucho con mi hija mayor, cuando estaba en esa etapa, fue que juntas confeccionamos (en un momento de gran calma y tranquilidad) un costalito que rellenamos de harina de trigo. Lo cerramos perfectamente y lo dejamos listo para cuando fuera necesario. 

La siguiente vez que ella tuvo un evento de frustración, le entregué el costalito que habíamos creado para ese fin: ella pareció sentirse muy aliviada de tener un objeto para golpear sin dañarse a sí misma y a nadie más, que le ayudaba a sacar su frustración y que había sido hecho por ella misma. ¡El resultado fue impresionante! No sólo se calmó rápidamente, sino que además terminamos jugando a golpear el costal por turnos, riendo a carcajadas!

Como verás, la creatividad y el involucrarlos en actividades pueden ser grandes aliados al momento de prevenir las rabietas y de establecer límites respetuosos

Y tú ¿qué recursos utilizas para prevenir berrinches o rabietas de tus niños? Te leo en comentarios 😀

Suscríbete a mi lista y obtén DOS regalos

Recibe en tu email mis dos regalos para tí:

1. Mi guía "Lactancia Materna, fuente de Vida y Amor"

2. Calendario imprimible para el primer mes de alimentación complementaria

Gracias por unirte a nuesta comunidad. Tus regalos están en tu email