La lengua de signos para bebés es una herramienta de comunicación con niños pequeños que suele generar grandes expectativas, pero a la vez fuertes miedos en los padres. En este artículo te explico cómo funciona el baby signing y te resuelvo las dudas más frecuentes.

1.     Qué es el baby signing

El baby signing es una técnica de comunicación con bebés y niños pequeños que nos permite conocer sus necesidades y deseos aunque no puedan hablar.

Surgió a partir de la lengua de signos que utiliza la comunidad no oyente.

Esto debido a que el Dr. Joseph García, uno de los precursores de ésta técnica, se percató de que los bebés de esta comunidad eran capaces de expresar un gran número de palabras (conceptos) a los 12 mese de edad.

En el baby signing se utiliza el signo, acompañado de la palabra hablada. E idealmente se expresa en el momento en que se está visualizando el objeto o realizando la acción a la que nos referimos al signar.

En este artículo de mi blog puedes conocer con más detalle en qué consiste esta técnica.

Y aunque es una técnica muy útil que ayuda sobre todo a disminuir la frustración tanto de los niños como de los padres y cuidadores, existen muchas dudas y miedos en torno a ella, por desconocimiento.

Por ello, a continuación te aclaro algunas de las dudas más frecuentes que surgen en torno a cómo funciona el baby signing.

2.     ¿Cuánto tardará mi bebé en hacer su primer signo?

Esto depende de muchos factores:

  • La edad del niño
  • El entorno del niño
  • Su etapa de aprendizaje
  • El número de personas signan con él
  • La frecuencia con que se hagan los signos
  • De que signen con él sólo en casa o también en el centro de cuidado (para quienes vayan a alguno)
  • El nivel de relación de los signos con la acción, el objeto o concepto al que hacemos referencia al signar.

En general, los peques de más de un año pueden hacer su primer signo tras practicarlo apenas algunas veces: ¡en mis cursos he tenido a varios pequeñines de esta edad que al tercer y cuarto día estaban ya signando! 

Esto es porque tienen un desarrollo motor más avanzado, pueden mover muy bien sus manitas, permanecer sentados o de pie y les llama mucho la atención.

Sin embargo, los bebés que tienen apenas unos meses de edad están observando y absorbiendo todo el tiempo lo que ocurre en su entorno.

Y si comenzamos a signar con ellos desde pequeñitos, aunque no puedan todavía controlar el movimiento de sus manitas, si hemos sido constantes llegará un momento en que nos conmoverán con su primer signo… ¡quizá hasta las lágrimas 😍 !  Y de ahí vendrán cada vez más y más.

Cómo funciona el baby signing

3.     ¿Cuál es la edad apropiada para iniciar?

Puedes practicarlo desde que nace tu bebé: si utilizas la lengua de signos para los momentos de rutinas de su día a día, como bañarse, comer, dormir, jugar, esto le será familiar y se adentrará de forma natural en este mundo del baby signing.

Pero si tus peques ya no son bebés, o incluso si ya pueden hablar, no lo descartes: también es un excelente recursos para fortalecer el desarrollo del lenguaje, para abonar al desarrollo de sus inteligencias múltiples ¡y hasta para fomentar el bilingüismo!

En mi caso, mis niños tenían 2 y 5 años cuando comenzamos a practicarlo ¡y fue un éxito rotundo!

4.     El baby signing ¿puede retrasar o afectar el desarrollo del habla?

Para nada, por el contrario: lo potencia, ya que estamos ofreciendo aún más herramientas para que el bebé pueda expresarse.

La práctica del baby signing le permite a los pequeños descubrir lo fascinante que es comunicarse, darse a entender, puesto que tiene la posibilidad de expresar lo que quiere y lo que no, lo que le gusta, lo que necesita…

Por tanto, si lo animamos a emplear la lengua de signos, se dará cuenta de lo benéfico que es para él usar un lenguaje y más que perder la motivación a hablar, ésta se fortalecerá.

En mi caso, esta práctica se convirtió en un aliado tan maravilloso -y habíamos conseguido signar ya  tantas palabras por la insistencia y emoción de mi hija- que decidí formarme como instructora para llevar esta herramienta tan linda a otras familias, y pudieran así disfrutar de la comunicación con sus peques desde edades muy tempranas.

5.     Una alternativa de emprendimiento que te permite conciliar.

Además de todos los beneficios que trae a las familias, escuelas y guarderías, el baby signing también puede ser una fuente de ingresos a la vez que se da a conocer a más familias.

Si te atrae la idea no sólo de aprenderlo, sino de enseñar esta técnica a otras familias, entra al enlace que te comparto a continuación. En Nimbé Aprendizaje, la Academia de formación en que me certifiqué como instructora de baby signing, estamos por iniciar la próxima formación.

Hoy en día soy parte del equipo de formadoras y me encanta ver cómo esta metodología permite a muchas mujeres crear un negocio desde cero a la vez que concilian con sus hijos.

Si quieres conocer más sobre este hermoso recurso, ya sea para aplicarlo en casa o para formarte como instructora, te invito a que me dejes un comentario o me escribas a [email protected]

Suscríbete a mi lista y obtén DOS regalos

Recibe en tu email mis dos regalos para tí:

1. Mi guía "Lactancia Materna, fuente de Vida y Amor"

2. Calendario imprimible para el primer mes de alimentación complementaria

Gracias por unirte a nuesta comunidad. Tus regalos están en tu email